El diseño argentino se mostró en Nueva York

Quiénes son y qué llevaron los diseñadores locales a la feria de diseño Wanted, en Nueva York.

El diseño argentino se volvió a mostrar en un festival internacional. Después de la participación en el Salón del Mueble de Milán, en abril, la semana pasada desembarcó en Nueva York una selección de mobiliario, iluminación, textiles y objetos en Wanted Design, otra de las plataformas internacionales de tendencias e innovaciones que vinculan diseñadores con empresarios, tiendas y fabricantes.

El adn local tuvo otra oportunidad única: tejer redes colaborativas, insertarse en el mercado global y vincularse con compradores (de la talla de Anthropologie, We Work y The Assemblage, entre otros). A esta feria, impulsada por el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, los emprendedores llegan entrenados, capacitados para responder en términos comerciales y con los papeles en regla.

Convocatoria. El pabellón argentino a pleno, durante la presentación del diseño local en NY.

A tono con participantes europeos o americanos, los argentinos también se juegan una carta fuerte y optimizan recursos para visibilizar sus productos. La semana pasada probaron suerte 13 firmas: El Espartano, Awanay, Sofía Willemoës, Matriarca, Mutan, Gace, Estudio Brana, Web Sarmiento, Finn, Julia Cerutti Joyas, Carro, The Dignanis y Helice.

Sólo para ciclistas. Bolsos diseñados para llevar en la bici (Hélice)

Guillermina Balsells y Silvina Cannito están al frente de Carro, bolsos y accesorios urbanos. “Llevamos una serie de efectos portantes confeccionados con materiales alternativos. Mochilas, billeteras, contenedores fabricados con un material vintage recuperado que se usaba a finales de los 80 para mobiliario de exterior y una línea de fundas para proteger tecnología en material de media sombra”, dicen las diseñadoras, y califican la experiencia como “enriquecedora en todos los planos. Es una oportunidad enorme para darnos a conocer, un abanico de posibilidades que se abren, un sin fin de caminos que convergen y se unen para mostrar al mundo lo que está pasando con el diseño. Se aprende, se toma conciencia y se inician infinidad de vínculos profesionales y comerciales”, concluyen.

Joyería Contemporánea. Anillo, de Paulina Finn.

Otra de las participantes, Agostina Branchi, se lució con sus hamacas de cuero “con riendas” y sus mantas de lana, del estudio Branchi. “Fue una experiencia increíble. Creo que es muy importante la constancia en la feria, se fortalecen las relaciones con clientes y medios. Me ven con más peso al saber que hace tres años participo”, asume la diseñadora, cuyas hamacas formaron parte del cierre del festival y fueron seleccionadas para la tienda. Además, tuvo reuniones con empresarios de los locales de mobiliario y diseño cb2 y Uhuru Design.

Lúdico. La línea de muebles para jugar, a escala de muñecos y muñecas (Sarmiento)

“Participar en este tipo de eventos es absolutamente positivo, porque se genera un contacto directo con el mercado local y esa interacción mejora la evaluación de estrategias comerciales”, dicen Alejandra y María Teresa Sarmiento, de la firma Sarmiento. Con representación en Nueva York y Washington, las emprendedoras afianzaron vínculos y relaciones. “Entendimos mucho mejor cuál es nuestro nichoy compartimos experiencias positivas con el resto de la delegación”, dicen. En tanto, Sofía Willemoës destaca: “Me sentí muy apoyada. Llegamos y el stand estaba listo, los productos se pudieron exponer muy bien, hubo traductores durante toda la feria y personal del Consulado. Además de los contactos de la feria hicimos buenos vínculos entre compañeros, surgieron nuevos proyectos, todo muy productivo”.

Línea urbana. Bolsos y accesorios (Carro)

El valor agregado de los emprendimientos locales fue el despliegue de materiales autóctonos (madera, lana y cuero) y distintas aplicaciones de reuso y reciclaje.

Mirá también

Las claves del reuso en 8 emprendimientos de diseño de autor

Para Tamara Rachi, de Hélice (bolsos para ciclistas) fue su primera experiencia en una feria internacional. “Volvimos con mucho material para corregir y seguir creciendo. Nos reunimos con clientes como Tokyobike o Rapha y, si bien no cerramos acuerdos, la experiencia nos sirvió para reformular muchos aspectos, como por ejemplo, la forma de contar nuestra historia, que sabemos que es algo que en este mercado funciona comercialmente”, señala Rachi.

Mutan. Con 600 tapitas de gaseosa recicladas crean luminarias de diseño. Reutilizan tapitas de plastico de la Fundacion Garrahan .

Entre productos, mostraron tres modelos de alforjas, morrales para bicicletas, para manubrios y mochilas, confeccionadas en canvas de algodón y cuero curtido vegetal, con detalles reflectivos. Sergio Fasani, de Mutan, destaca el contacto que surgió con la cooperativa de cartoneros Sure We Can. El emprendimiento que recicla tapitas de plástico fue muy bienvenido en NY. Luisa Weber, de Matriarca, sorprendió a potenciales clientes con las piezas en chaguar, del Gran Chaco , tejidas por mujeres de la comunidad Wichi. “El valor de la fibra, su proceso artesanal, el arte y la dedicación de las mujeres fue muy valorado”, admite.

Mirá también

Con 600 tapitas de gaseosa recicladas crean luminarias de diseño

Esta plataforma creada en 2011 por Chelsea Odile Hainaut y Claire Pijoulat promueve la circulación de manufacturas, en un marco de instituciones académicas, distribuidores, prensa, representantes de showrooms y público. La semana pasada fue visitada por 18 mil personas, que recorrieron los pabellones de las sedes de Brooklyn y Manhattan.

Salir al ruedo, mostrar lo propio y romper el cascarón. De eso se trata participar y mostrarse en el exterior.

VER PUBLICACIÓN